Digitalización de empresas: un 15% más de inversión tecnológica en 2022

Ha tenido que sacudir el planeta una pandemia global pero ha pasado, finalmente: en algunos sectores ya son plenamente conscientes de los beneficios de la digitalización de las empresas. Aunque muchos actores del mercado de la tecnología y las comunicaciones llevan años contribuyendo a la transición tecnológica española, la COVID-19 ha impulsado la tendencia de manera transversal.

 

En muchos casos se ha tratado de una aceleración, en los dos últimos años, de un proceso iniciado hace bastante. En otros, aún se están evaluando las necesidades y los recursos, así como gran parte de los procesos e inversiones necesarias. Es cierto que la digitalización de las empresas españolas es desigual. Pero no lo es menos que resultará imprescindible para el futuro de todas. Por eso se requiere del apoyo del sector público, para no dejar a nadie atrás.

 

 

3.000 millones de euros para contribuir a la digitalización de empresas

Esta es la cifra global que el gobierno español planea inyectar a las PYMES, para contribuir en su proceso de transición tecnológica a corto plazo. La ministra española de Transición Digital, Nadia Calviño,  ha afirmado que, para 2022 habrá finalizado esta primera fase de apoyo económico gubernamental a las empresas.

 

Esta importante inyección de capital público está contemplada dentro de las primeras etapas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del ejecutivo, que la ministra ha calificado como positivo, ya que «avanza a buen ritmo», según ha declarado. Además, la ministra aseguró recientemente que el gobierno español también trabaja en una próxima convocatoria de un Plan de Digitalización de las PYMES.

 

Esta iniciativa pretende ayudar en la digitalización de empresas a aquellas que, como citábamos antes, no avanzan al mismo ritmo que otras en el mercado. Se trataría de proporcionarles algo así como un kit básico de servicios y sistemas digitales que les puedan servir como apoyo e impulso en el proceso de digitalización.

 

 

La digitalización de empresas ya es un proceso imparable

Como citábamos al inicio, la pandemia del Coronavirus se ha encargado de dar un empujón definitivo a una serie de procesos que ya estaban en marcha, en muchos casos. Pero que durante el 2020 y el 2021 han afianzado y solidificado sus bases. De hecho, según un estudio elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas entrevistando a más de 800 compañías, la aceleración puede ser incluso mayor a corto plazo.

 

Según este barómetro, el 60% de las empresas tenía previsto invertir en digitalización a lo largo del 2021, seguidas de cerca por dos áreas relativamente relacionadas con la misma: la formación (32%) y el I+D+i (24,8%).

 

Estas cifras no son otra cosa que la constatación de una realidad: la digitalización de empresas no tiene marcha atrás. Un claro ejemplo de esto es que la española es la octava economía europea donde más se ha incrementado el número de empresas que se decantan por el comercio electrónico — 27% frente al 21% de la media europea —.

 

Además de la inversión del gobierno español, dentro del Plan de Recuperación Económica, también entrarán en juego los fondos europeos, que quieren impulsar la digitalización de las empresas españolas. De los 140.000 millones que recibirá el país, un tercio se destinarán precisamente a este proceso y a las tecnologías, productos y servicios relacionados que puedan contribuir a consolidarlo de forma generalizada.

 

Por suerte, en lo relativo a la digitalización de empresas, la mentalidad está cambiando. Si hasta hace poco se trataba de un camino que parecía competencia de las organizaciones relacionadas con la conectividad, la comunicación y la transferencia de datos — operadoras de telefonía, suministradoras de Internet, operadoras neutras, etc. — ahora todas la empresas, pequeñas y grandes, deben adaptar su funcionamiento para utilizar la digitalización como marco de funcionamiento de referencia, y no como un apoyo coyuntural.